Blog

En clase con los futuros chefs

Hay un sitio donde me encanta ir y donde, per suerte, a menudo me invitan. Me refiero al CETT, la escuela universitaria de hotelería y turismo vinculada a la Universidad de Barcelona. El miércoles de la semana pasada regresé para impartir una clase frente a un buen grupo de estudiantes. Me acompañó Maties: los dos dedicamos toda nuestra atención a estos futuros chefs, que se preparar día tras día en las cocinas y aulas del centro. Están aprendiendo pero, no os engañéis, al mismo tiempo tienen mucho que contar y mucho que enseñarnos a los que hace siglos que dejamos el colegio. De hecho, dedicarse a la cocina quiere decir aprender día tras día, y no dejar nunca de tener curiosidad para adquirir nuevos conocimientos y para aprender de todo el mundo, de los grandes chefs pero también de los que empiezan. Cualquier persona con inquietud nos puede enseñar alguna cosa, y es por eso que tenemos que ir de un fogón al otro siempre con los ojos bien abiertos. Para ellos nuestra visita fue, así lo espero, una experiencia pedagógica. Pero no dudéis que para nosotros también lo fue.

Visita la web del CETT

Con 33 mujeres en la radio: prueba superada

Hace unos días, el pasado 28 de noviembre, viví una experiencia única. Me invitaron en el programa El suplement de Catalunya Ràdio, que presenta Tatiana Sisquella. Pero una vez allí no me sometieron a una entrevista normal sino, casi, a un interrogatorio de tercer grado hecho por 33 mujeres que, todas juntas, pueden llegar a asustar. Entre otras señoras me hicieron preguntas la princesa Leticia, Carme Ruscalleda, Núria Feliu, la misma Scarlet O’Hara de Lo que el viento se llevó, Carmen de Mairena, Mari Pau Huguet, Empar Moliner, Carme Chacón, Carmen Sevilla, Sílvia Cópulo o Magdalena Álvarez. Son las participantes en la sección Dones exasperades que protagonizan Agnès Busquets, Sílvia Abril i Mireia Portas, tres de las imitadoras del Minoria Absoluta y el Polònia. Con ellas hablé del restaurante, de las obras que hemos hecho, de gastronomía, de mi trayectoria… y repasamos muchas anécdotas vividas a lo largo de mis años de cocinero. Fue la gran prueba de fuego, pero también una gran experiencia y un buen rato vivido.

Escucha la entrevista, aquí

País Vasco, para chuparse los dedos

El equipo Jubany tenemos claro que, como mínimo una vez al año, nos tenemos que escapar al País Vasco y tenemos que cenar en el restaurante de Pedro Aguerri, el Elkano de Guetaria. Y el lunes lo hicimos otra vez, aprovechando que nos habían invitado a tomar parte del congreso San Sebastián Gastronomika Euskadi Saboréala, un evento de la Sociedad Gastronómica Gaztelubide dónde nos ha encantado participar. Hemos ido contentísimos y con muchas ganas, una parte del equipo, porqué ya se sabe que siempre hay quién tiene que quedarse a vigilar la casa... En este caso hemos sido Carin, Carlitor, Quico, Xavi y un servidor, acompañados de Carles Gaig, los que hemos servido unos canalones tradicionales para chuparse los dedos a los miembros de Gaztelubide y hemos reído como nunca con los chistes de Francis Paniego del restaurante Ezcaray. Pero a parte del congreso, como no podía ser de otra manera hemos aprovechado la estancia para hacer una auténtica ruta gastronómica por algunas de las mejores cocinas del País Vasco. El lunes empezamos comiendo un quilo de angulas en el restaurante Urola de Patxi Aizpuru, acompañados también de Carlos Abellán, y cenando en el Elkano, que nunca nos podemos dejar perder, y el miércoles, antes de marcharnos, disfrutamos de la cocina del Mugaritz de Andoni Luiz Aduriz.

París, París... el mejor regalo posible

El día que celebramos la fiesta de los quince años de Can Jubany, todo el equipo al completo nos hizo, a Anna y a mi, un regalo espectacular. En un principio parecía un pan gigante, pero cuando lo abrimos descubrimos que dentro había sorpresa. Y qué sorpresa: una estancia de tres días en París, solos, sin pensar en el trabajo y con todo el tiempo del mundo. Nos lo hemos pasado tan bien. Y hemos hecho de todo. No hay un rincón de París que se nos haya resistido. Fuimos en bateau mouche por el Sena, visitamos tiendas, monumentos y, por supuesto, restaurantes. Fuimos a desayunar al Fouchon, una de las mejores pastelerías de París en la plaza de la Madelene, y visitamos el Atelier de Joel Robuchon, dónde nos entusiasmamos con su modelo de negocio. Y no pudimos resistirnos: destinamos las cenas a restaurantes donde pudimos degustar liebre a la Royale, para compararla con la de casa. Y con toda la modestia del mundo, me quedo con la mia. De hecho, de la cocina francesa, como de la de todo el mundo, se pueden aprender muchas cosas. Pero conocerla también evidencia que la cocina catalana está a un nivel altísimo, y a unos precios menos escandalosos.

Invitado en Radio Flaixbac

El miércoles pasado fui uno de los entrevistados en el programa “El matí i la mare que el va parir” que presenta cada día Carles Pérez en Ràdio Flaixbac. La entrevista me la hicieron con motivo del quince aniversario de Can Jubany, para hablar de este hito y la renovación del restaurante, pero la verdad es que terminamos haciendo tertulia un poco de todo. Siempre en el tono humorístico y distendido que caracteriza este programa despertador matutino, les expliqué que acostumbro a estar presente en todos los eventos y celebraciones que sirve el grupo Jubany, aunque dónde más me gusta estar es en la cocina del nuevo restaurante. Tuve que reconocer que sólo se trabajar, desde que me levanto hasta que me voy a la cama. Y me gustó mucho que el presentador recordase haberme visto preparando mini hamburguesas en una boda en El Serrat del Figaró. Carles Pérez y sus tertulianos bromearon sobre el mito que los platos en los restaurantes con estrella siempre tiene más plato que comida, y dejan el estómago medio vacío, pero ya les aseguré que esto, en mi casa, no ocurre.

Escucha la entrevista, aquí

< 1 2 3 4 5 6 7 >